dilluns, 13 d’abril de 2020

Tornar a la normalitat?

Tornar a la normalitat?
Per Ferran Dalmau – Rovira (@ferrandalmau78)
Enginyer Forestal. Tècnic d’Emergències i Protecció Civil.
Director de una micropime amb 14 treballadors.

Carcaixent, València. 02 d’abril de 2020

Benvolguts /des conciutadans /es:

Tenim problemes. És evident. Mai en la història recent de la Humanitat havíem estat davant una situació com l'actual. I no exagere. Mai abans d'ara havíem sigut més de 7.000 milions de persones en el veïnat (el Món, vull dir). Mai abans d'ara havíem contaminat tant ni consumit tants recursos naturals, energia… com en els últims 150 – 200 anys (des de la revolució industrial). Mai havíem viatjat tant. I el més perillós: mai havíem sigut tan urbanites. I això, tot junt, ens ha fet molt més vulnerables. De fet, la nostra vulnerabilitat ha evolucionat a pitjor exactament al mateix ritme que s'han anat distanciant la societat, la lògica i la naturalesa. De les formes de vida dels nostres ancestres que s'apanyaven amb molt menys que nosaltres, fins a l'extrem de la misèria en molts casos, s'ha passat a una societat (almenys part d'ella) opulenta sense sentit, il·lògica, inconscient, ignorant de l'entorn que l'envolta i de la realitat més enllà de la seua falsa sensació urbana de seguretat. En el sentit negatiu, serem recordats per paraules com “basuralesa” o “antropocé”.  Sí, sí, la capa de residus que deixarem serà evident a escala geològica… és així de trist. I és que en la mesura en la qual l'espècie humana ha modificat la seua forma de relació entre els seus components i amb el medi natural, el risc ha anat guanyant terreny. I, mire vostè per on, ha hagut de vindre un “insignificant” patogen microscòpic per a demostrar-ho. Ha donat igual que moltes persones ho hagueren advertit abans. La forma en la qual “lo urbà” s'ha desentès de “lo natural” desemboca en crisi com la que estem vivint. Però vindran més.


Elaboració pròpia o adaptació del aforisme: “Els temps difícils forgen homes forts, els homes forts creen bons temps, els bons temps creen homes dèbils, els homes dèbils creen temps difícils” del fundador de Dubai Sheik Rashid Bin Saeed Al Maktoum

Així que sí, honrem als nostres morts. Les xifres són dramàtiques. Però, no ens equivoquem. Tenim reptes importants per davant. La crisi sanitària és el símptoma d'una malaltia molt més greu que té a veure amb el model social i econòmic que hem adoptat, de producció i de consum insostenible, amb una gestió del territori i de les ciutats que no té en compte els riscos, amb relacions interpersonals i laborals de “usar i tirar”, amb l'individualisme que ens ha fet febles... I és que, si ens equivoquem una altra vegada, l'esforç que estem fent com a societat, en vides humanes, amb l'aturada de l'activitat, el confinament, l'endeutament… no deixarà de ser una cura pal·liativa. Duríssima, sí. Però no una cura. Si la societat en el seu conjunt, en un escenari com l'actual, no entén i atén el fet que els problemes complexos (com el d'una emergència sanitària, o el repte de la despoblació, o la falta de sostenibilitat…) no accepten solucions simples ni simplistes, i que junt@s som més forts, continuarem fent preguntes equivocades per a continuar aplicant respostes errònies. La crisi sanitària és la conseqüència d'una sèrie de decisions i actes que hem consumat com a societat. Quins actes? Molts. Tornar-nos urbans, còmodes, i certament insolidaris i irresponsables, entre altres. Urbans perquè el 80% de la població a Espanya ja és urbana, mentre l'amenaça de l'extinció demogràfica afecta, en major o menor grau, a més de 4.000 municipis dels quals, 1.286 subsisteixen amb menys de 100 empadronats, i 2.652 no arriben a 501 empadronats.


Municipis que perden població en Espanya en el segle XXI. Font: Ministerio de Política Territorial


Còmodes perquè no volem treballar la terra, tot i que “ciutat” puga ser sinònim de pobresa, de precarietat, d'hostilitat, de persones ancianes que moren soles, de insostenibilitat, d'embossos, d’estrès, de contaminació… però “ser urbà, mola”. Viure en pobles és de “taujans”, diuen, mentre la gent rural somriu davant el “cosmopaletisme” de certs urbanites. Tothom vol televisió per cable, aire condicionat, un cotxe, l'últim telèfon, l'última consola… Alguns fins i tot volen fer “el que els done la gana” sense pensar en les conseqüències, que per a això són més llestos, més guapos, més “políticament incorrectes” i “més millors” que ningú (o això creuen ells…,). S'ha vist amb la quantitat de detencions i multes imposades durant l'Estat d'Alarma. Detencions de gent que es vanava de saltar-se els controls per a anar-se al poble o la platja... Una part de la societat ha aconseguit tal nivell de degradació com a espècie que ja hi ha éssers menyspreables (COVID-iotes, crec que els batejat) als quals la Comunitat, o la resta de la gent els importa poc. Fins a aqueix punt arriba la inconsciència. No són conscients que els seus actes poden afectar també la gent que estimen… tot i que igual és que no estimen a ningú. I aqueix és un altre problema greu. No estimar.

Insolidaris perquè alguns països “rics” no volen jugar amb alguns països “pobres”, perquè grups de països paguen a uns altres perquè els facen el treball brut i bloquegen les seues fronteres, perquè els bancs són més importants que les persones, perquè alguns roben sense importar-los les conseqüències, perquè alguns acumulen recursos per damunt de les seues necessitats, i de les dels seus fills, a costa dels fills dels altres, i els dona igual, perquè alguns (generalment els mateixos que roben) socialitzen les pèrdues, però privatitzen els beneficis (és el mercat, amic…, però només quan convé) o perquè a ningú sembla importar-li, de debò, més enllà del postureig verd, l'única cosa veritablement essencial i el més important per a la vida (la nostra vida), que és l'aire, l'aigua, els aliments, i les persones.

Irresponsables perquè hem abandonat prop del 60% del territori, que mor de despoblament, però hem arrasat i contaminat l'altre 40% en lloc d'aprofitar tots els recursos que ens dóna l'ecosistema de manera raonable, lògica, sostenible. Perquè fem les nostres ciutats sense pensar en els riscos socials, naturals, o sanitaris. Viure tots amuntegats en grans ciutats és un problema davant una crisi... No ho veuen? O pegar-nos al litoral, en primera línia de platja… fins que ve la Naturalesa a recordar-nos amb un temporal que no ens pertany. Sinó que, encara que se'ns haja oblidat, per molts diners, tècnica o ciència que tinguem, nosaltres som part d'aqueixa naturalesa i no podem viure d'esquenes a ella. Deslocalitzàrem la producció.  No ens calfem amb renovables (solar, biomassa…) i consumim fòssils, no renovables (gas natural, gasoil…), no utilitzem fusta ni altres productes agroforestals (renovables, en contraposició a plàstics i altres materials menys nobles), deixem que milers de persones muiren de fam i misèria, però volem fruites exòtiques i menjars exquisits, encara que vinguen de l'altra part del món sense importar-nos el nostre sector primari (agricultura, ramaderia, aprofitaments forestals…). Però si fins i tot anem a entrenar al gimnàs amb cotxe! i si a això, que ja és complex per se, li afegim “la pandèmia social” (el contagi que es produeix en xarxes socials mentre els sanitaris treballen dur cuidant als nostres malalts), i les intrigues palatines dels interessos més o menys legítims de cadascú, tenim un panorama certament complicat, i si m'apuren, preocupant.

De quantes pandèmies abans d'aquesta s'havia assabentat vosté? Només d'algunes, i per les notícies. Segons dades d'UNICEF, prop de 1.000 xiquets i xiquetes moren tots els dies a causa de malalties diarreiques associades amb aigua potable contaminada, sanejament deficient o dolentes pràctiques d'higiene. En total, 748 milions de persones a tot el món continuen tenint seriosos problemes per a accedir a l'aigua. Però això no és important. No són els nostres veritat? Llavors, què més dóna? Lògicament, sí que són dels nostres. Però en la nostra “normalitat” se'ns oblidava. Potser ara ho entenem millor… No obstant això, en tota amenaça hi ha intrínsecament una oportunitat. De la necessitat naix l'enginy. I en les crisis, de la mateixa manera que l'imbècil demostra la seua imbecil·litat en tota la seua esplendor, la bona gent mostra la seua solidaritat, la seua generositat, la seua capacitat cívica, les seues propostes meravelloses, creatives, … ha sigut emocionant veure els milers d'iniciatives grans i xicotetes que demostren tot el que té de bo els quals som capaces. Des de les gents de la Ciència buscant solucions, els Serveis Públics de Salut, donant-ho tot, fins a la vida, fins a les persones que li han portat la compra a aqueixos ancians que ho tenien pitjor per a anar… aqueixa és la meua espècie. Aqueixa, tal vegada, hauria de ser la nova normalitat. Va dir el filòsof i teòleg hondureny Rodríguez Maradiaga que “fa més soroll un arbre que cau, que un bosc que creix”. Volem la normalitat de l'arbre, o del bosc?


Aforisme del filòsof i teòleg d’Honduras Rodríguez Maradiaga. Imatge: Dalmau – Rovira, F.


Volem una normalitat en la qual uns pocs futbolistes privilegiats, xiquets rics malcriats, són aplaudits, fins i tot després de delinquir i estafar-nos a tots? Futbolistes que simplement, entretenen, mentre persones dedicades a les Ciències, ambientals, de la salut, científics i tècnics que simplement, fan avançar el coneixement i ens permeten avançar com a societat, sobreviuen, mentre persones dedicades a l'agricultura, o a la ramaderia, o a la gestió forestal, que ens proveeixen d'aire, aigua i aliments, moren oblidats per aquesta “normalitat” desnaturalitzada… Aquesta nova normalitat hauria de combatre sense treva la ignorància i el desconeixement, la desinformació, les faules, els rumors, les opinions poc fundades i les mentides malintencionades, perquè ens fan vulnerables. De fet, certes actituds quimèriques i perilloses haurien de ser, directament, “anticonstitucionals”. Van contra la convivència.  Urgeix buscar vacuna per a l'amenaça de les persones malaltes d'odi desmesurat, encoratjat per les mentides malintencionades, el joc brut, brut, miserable, de líders irresponsables, de portaveus mercenaris, i d'unes xarxes socials utilitzades de manera despietada i negligent. I urgeix afrontar l'amenaça de la ignorància, que és el substrat de l'odi. Va dir Averroes, filòsof i metge andalusí del nostre passat ibèric multicultural que "La ignorància porta a la por. La por porta a l'odi, i l'odi a la violència. Eixa és l'equació". Ho hem vist moltes vegades abans. Els nazis ja van utilitzar les notícies falses instrumentalitzant els seus propis morts amb el bombardeig de Dresden. Encara que Alemanya havia bombardejat de manera sistemàtica Anglaterra provocant la mort de més de 40.000 civils, quan els Aliats van bombardejar la ciutat, el Ministre de Propaganda nazi, famós autor de la frase que una mentida repetida milers de vegades acaba tenint aparença de veritat, va filtrar que havien mort més de 200.000 civils (quan no eren més de 25.000) a la premsa neutral, manipulant les dades, i generant un cisma entre els aliats. 


Imatge de Toni Frissell d’un xiquet abandonat que agafa a un animal de peluix entre els enderrocs de 1945 a Londres.

Els plançons actuals del nacional – populisme no han inventat res, i es valen dels mateixos ardits. S'aprofiten de la ignorància per a fabricar odi. I ja sabem com acaba. D'ací la importància d'enfrontar-los com el que són, una malaltia per a la societat. Algunes persones meravelloses de l'epidemiologia, virologia, medicina, … s'esgargamellen durant aquests dies explicant que les emergències no avisen, intentant fer pedagogia, explicant per què estem on estem, l'efecte que han tingut les retallades en Sanitat, (i en Educació) quan ens deien que era un cost en lloc d'entendre que era una inversió… Persones que han posat la seua salut, el seu coneixement, adquirit amb esforç, estudi i experiència, al servei de la societat, per a rebre d'alguns a canvi un “aqueixa és la seua opinió”, “jo no em fie”… quan no insults, mentides o desfavors diversos… Vegen si no, la que els ha caigut a Fernando Simón, metge, epidemiòleg i Director del Centre de Coordinació d’Alertes i Emergències Sanitàries del Ministeri de Sanitat i al seu equip. Quina papereta. Donar la cara davant una societat cabrejada, per alguna cosa que ha enxampat al món desprevingut. I és que per molta gent “sàvia a posteriori” que hi haja, aquesta situació ens ha pillat a contrapeu.


Però, s'han preguntat per què? Tindrà alguna cosa a veure l'amuntegament en grans ciutats insostenibles en termes socials, econòmics i ambientals? la falta de prevenció? la prepotència d'una societat “avançada”? Tal vegada haja influït en la percepció de caos en la gestió el “cunyadisme” i les faules d'Internet buscant interessos espuris? Segur que s’han comés errors. Com en totes les Emergències. I és que una situació així no s'havia produït mai en les últimes dècades, però pot ser que ser que haver retallat en investigació, en sanitat (i en educació) no haja sigut una bona idea en afeblir el nostre sistema de salut i la consciència col·lectiva? Pot tindre alguna cosa a veure que en la normalitat prèvia el jo fóra infinitament més important que el nosaltres? No ho sé. Tinc més preguntes que certeses. I conste que no jutge i que assumisc, per endavant, que puc estar equivocat. Solament descric algunes observacions, i em faig preguntes. No em malinterpreten. O sí. Honestament, i amb tot respecte, m'és igual. No per res, simplement és que el més probable és que no ens coneguem mai. Així que no passa res. El meu punt de vista és tan irrellevant com el seu. Però pense en les causes que acabe d'exposar i si creu que pot haver-hi part de veritat en tot això. Hi ha més. I ara, si no li importa, pense en conseqüències.

La pandèmia i la incapacitat per a gestionar-la millor de tot el “primer món” (món només hi ha un)? La falta de producció pròpia de materials bàsics?
La falta de percepció dels riscos als quals estem exposats? l'individualisme? La desnaturalització? La conseqüència més perillosa, segurament. Tal vegada, hauríem d'entendre que unes decisions o unes altres, com a societat, no són bones o dolentes. Només ens portaran unes conseqüències o unes altres. I almenys, hauríem de ser conseqüents. Si es produeixen conseqüències pels nostres actes, no ens queixem. Si no ens agraden les conseqüències, modifiquem els nostres actes. Si no ho fem, almenys, per coherència, no ens queixem. Què fa vostè perquè les coses no siguen com són? Si la resposta té a veure amb activitat en xarxes socials, ja li conteste jo: segurament, res. Tenim exactament el que ens mereixem (com a conjunt d'individus que viuen en una societat) perquè som de molt opinar, però de poc fer. La realitat es canvia amb accions en el món real. Banyant-se, implicant-se, fent (Saber, és fer). Alimentades per xarxes si volen, o aprofitant aqueixa eina. Genial. Però no es prevenen futures pandèmies amb tuits o “whatsapps”. No es millora el Sistema Públic de Salut des del sofà veient sèries. Ah, i els collons estan molt lluny del cervell. Que en aquests dies incerts els amics de la “collonina” campen per tot arreu. Les opinions i els “barguments”, no curen malalties. Les malalties es curen amb inversió en prevenció, en un sistema de salut forta, i amb investigació dotada pressupostàriament, i de qualitat. No amb precarietat, ni discursos interessats. Amb una societat formada i informada Algú pensa que si la salut no fos negoci hi hauria empreses interessades a ficar l'urpa? Quan la salut és un producte, només accedeix a ella la gent amb diners. La resta, ja s'apanyarà, no? Miren als Estats Units… Veure el món a través d'un “telèfon intel·ligent” (tan intel·ligent com la persona que el maneja, segurament) no canvia la realitat. I la realitat és que cada persona té una part de responsabilitat en la “normalitat”. Per acció o per omissió. Però una normalitat, o una altra, és la suma dels actes de tots i cadascun de nosaltres.

Tal vegada, i dic tal vegada perquè no sóc qui per a dir-li a ningú el que ha de fer, hauríem de preguntar-nos si volem “tornar a la normalitat” o volem una normalitat millor. Totes les persones tenim capacitat per a canviar coses. A la nostra escala. Podem triar on comprar, on viure, a qui votar, informar-nos abans de parlar, com relacionar-nos amb els altres, ser responsables o no, ser solidaris o no, ser còmodes o no… Podem ser recordats també per ser qui va posar fi a l’Antropocé, al repte demogràfic, qui va plantar cara al Canvi Climàtic... Bonhomia? Sí. Clar. Si vostè prefereix l'antònim, allà vostè.

Va dir Martin Luther King fill que “… el progrés humà no és ni automàtic, ni inevitable…”. La normalitat tampoc.

De veritat volem tornar a la normalitat anterior?

¿Volver a la normalidad?


¿Volver a la normalidad?

Por Ferran Dalmau – Rovira (@ferrandalmau78)
Ingeniero Forestal. Técnico de Emergencias y Protección Civil.
Director de una micropyme con 14 empleados.

Carcaixent, València. 02 de abril de 2020

Estimad@s conciudadan@s:

Tenemos problemas. Es evidente. Jamás en la historia reciente de la Humanidad habíamos estado ante una situación como la actual. Y no exagero. Jamás antes de ahora habíamos sido más de 7.000 millones de personas en el vecindario (el Mundo, vamos). Jamás antes de ahora habíamos contaminado tanto ni consumido tantos recursos naturales, energía… como en los últimos 150 – 200 años (desde la revolución industrial). Jamás habíamos viajado tanto. Y lo más peligroso: jamás habíamos sido tan urbanitas. Y eso, todo junto, nos ha hecho mucho más vulnerables. De hecho, nuestra vulnerabilidad ha evolucionado a peor exactamente al mismo ritmo que se han ido distanciando la sociedad, la lógica y la naturaleza. De las formas de vida de nuestros ancestros que se apañaban con mucho menos que nosotros, hasta el extremo de la miseria en muchos casos, se ha pasado a una sociedad (al menos parte de ella) opulenta sin sentido, ilógica, inconsciente, ignorante del entorno que la rodea y de la realidad más allá de su falsa sensación urbana de seguridad. En el sentido negativo, seremos recordados por palabras como “basuraleza” o “antropoceno”.  Sí, sí, la capa de residuos que dejaremos será evidente a escala geológica… es así de triste. Y es que en la medida en la que la especie humana ha modificado su forma de relación entre sus componentes y con el medio natural, el riesgo ha ido ganando terreno. Y, mire usted por donde, ha tenido que venir un “insignificante” patógeno microscópico para demostrarlo. Ha dado igual que muchas personas lo hubieran advertido antes. La forma en la que “lo urbano” se ha desentendido de “lo natural” desemboca en crisis como la que estamos viviendo. Pero vendrán más.


Elaboración propia y adaptación del aforismo: “Los tiempos difíciles forjan hombres fuertes, los hombres fuertes crean buenos tiempos, los buenos tiempos crean hombres débiles, los hombres débiles crean tiempos difíciles” del fundador de Dubai Sheik Rashid Bin Saeed Al Maktoum

Así que sí, honremos a nuestros muertos. Las cifras son dramáticas. Pero, no nos equivoquemos. Tenemos retos importantes por delante. La crisis sanitaria es el síntoma de una enfermedad mucho más grave que tiene que ver con el modelo social y económico que hemos adoptado, de producción y de consumo insostenible, con una gestión del territorio y de las ciudades que no tiene en cuenta los riesgos, con relaciones interpersonales y laborales de “usar y tirar”, con el individualismo que nos ha hecho débiles... Y es que, si nos equivocamos otra vez, el esfuerzo que estamos haciendo como sociedad, en vidas humanas, con el parón de la actividad, el confinamiento, el endeudamiento… no dejará de ser un cuidado paliativo. Durísimo. Pero no una cura. Si la sociedad en su conjunto, en un escenario como el actual, no entiende y atiende al hecho de que los problemas complejos (como el de una emergencia sanitaria, o el reto de la despoblación, o la falta de sostenibilidad…) no aceptan soluciones simples ni simplistas, y que junt@s somos más fuertes, seguiremos haciendo preguntas equivocadas para seguir aplicando respuestas erróneas. La crisis sanitaria es la consecuencia de una serie de decisiones y actos que hemos consumado como sociedad. ¿Qué actos? Muchos. Volvernos urbanos, cómodos, y ciertamente insolidarios e irresponsables, entre otros. Urbanos porque el 80% de la población en España ya es urbana, mientras la amenaza de la extinción demográfica afecta, en mayor o menor grado, a más de 4.000 municipios de los que, 1.286 subsisten con menos de 100 empadronados, y 2.652 no llegan a 501 empadronados.



Municipios que pierden población en España en el siglo XXI. Fuente: Ministerio de Política Territorial

Cómodos porque no queremos trabajar la tierra, aunque “ciudad” pueda ser sinónimo de pobreza, de precariedad, de hostilidad, de personas ancianas que mueren solas, de insostenibilidad, de atascos, de estrés, de contaminación… pero “ser urbano, mola”. Vivir en pueblos es de “paletos”, dicen, mientras la gente rural sonríe ante el “cosmopaletismo” de ciertos urbanitas. Todo el mundo quiere televisión por cable, aire acondicionado, un coche, el último teléfono, la última consola… Algunos incluso quieren hacer “lo que les dé la gana” sin pensar en las consecuencias, que para eso son más listos, más guapos, más “políticamente incorrectos” y “más mejores” que nadie (o eso creen ellos…,). Se ha visto con la cantidad de detenciones y multas impuestas durante el Estado de Alarma. Detenciones de gente que se jactaba de saltarse los controles para irse al pueblo o la playa... Una parte de la sociedad ha alcanzado tal nivel de degradación como especie que ya hay seres deleznables (COVID-iotas, creo que los han llamado) a los que la Comunidad, o el resto de la gente les importa poco. Hasta ese punto llega la inconsciencia. No son conscientes de que sus actos pueden afectar también a la gente que quieren… aunque igual es que no quieren a nadie. Y ese es otro problema grave. No querer.

Insolidarios porque algunos países “ricos” no quieren jugar con algunos países “pobres”, porque grupos de países pagan a otros para que les hagan el trabajo sucio y bloqueen sus fronteras, porque los bancos son más importantes que las personas, porque algunos roban sin importarles las consecuencias, porque algunos acumulan recursos por encima de sus necesidades, y de las de sus hijos, a costa de los hijos de los demás, y les da igual, porque algunos (generalmente los mismos que roban) socializan las pérdidas, pero privatizan los beneficios (es el mercado, amigo…, pero sólo cuando conviene) o porque a nadie parece importarle, de verdad, más allá del postureo verde, lo único verdaderamente esencial y lo más importante para la vida (nuestra vida), que es el aire, el agua, los alimentos, y las personas.
Irresponsables porque hemos abandonado cerca del 60% del territorio, que muere de despoblamiento, pero hemos arrasado y contaminado el otro 40% en lugar de aprovechar todos los recursos que nos da el ecosistema de forma razonable, lógica, sostenible. Porque hacemos nuestras ciudades sin pensar en los riesgos sociales, naturales, o sanitarios. Vivir todos hacinados en grandes urbes es un problema ante una crisis ¿no lo ven? O pegarnos al litoral, en primera línea de playa… hasta que viene la Naturaleza a recordarnos con un temporal que no nos pertenece. Sino que, aunque se nos haya olvidado, por mucho dinero, técnica o ciencia que tengamos, nosotros somos parte de esa naturaleza y no podemos vivir de espaldas a ella. Deslocalizamos toda la producción. No nos calentamos con renovables (solar, biomasa…) y consumimos fósiles, no renovables (gas natural, gasóleo…), no utilizamos madera ni otros productos agroforestales (renovables, en contraposición a plásticos y otros materiales menos nobles), dejamos que miles mueran de hambre y miseria, pero queremos frutas exóticas y comidas exquisitas, aunque vengan de la otra parte del mundo sin importarnos nuestro sector primario (agricultura, ganadería, aprovechamientos forestales…). Pero ¡si hasta vamos a entrenar al gimnasio en coche! y si a esto, que ya es complejo per se, le agregamos “la pandemia social” (el contagio que se produce en redes sociales mientras los sanitarios trabajan duro cuidando a nuestros enfermos), y las intrigas palaciegas de los intereses más o menos legítimos de cada cual, tenemos un panorama ciertamente complicado, y si me apuran, preocupante.

¿De cuántas pandemias antes de esta se había enterado usted? Sólo de algunas, y por las noticias. Según datos de UNICEF, cerca de 1.000 niños y niñas mueren todos los días a causa de enfermedades diarreicas asociadas con agua potable contaminada, saneamiento deficiente o malas prácticas de higiene. En total, 748 millones de personas en todo el mundo siguen teniendo serios problemas para acceder al agua. Pero eso no es importante. No son los nuestros ¿verdad? Entonces, ¿qué más da? Lógicamente, sí son de los nuestros. Pero en nuestra “normalidad” se nos olvidaba. A lo mejor ahora lo entendemos mejor… No obstante, en toda amenaza hay intrínsecamente una oportunidad. De la necesidad nace el ingenio. Y en las crisis, del mismo modo que el imbécil demuestra su imbecilidad en todo su esplendor, la buena gente muestra su solidaridad, su generosidad, su capacidad cívica, sus propuestas maravillosas, creativas, … ha sido emocionante ver los miles de iniciativas grandes y pequeñas que demuestran todo lo bueno de los que somos capaces. Desde las gentes de la Ciencia buscando soluciones, los Servicios Públicos de Salud, dándolo todo, hasta la vida, hasta las personas que le han llevado la compra a esos ancianos que lo tenían peor para ir… esa es mi especie. Esa, tal vez, debería ser la nueva normalidad. Dijo el filósofo y teólogo hondureño Rodríguez Maradiaga que “hace más ruido un árbol que cae, que un bosque que crece”. ¿Queremos la normalidad del árbol, o del bosque?



Aforismo del filósofo y teólogo hondureño Rodríguez Maradiaga. Imagen: Dalmau – Rovira, F.

¿Queremos una normalidad en la que unos pocos futbolistas privilegiados, niños ricos malcriados, son aplaudidos, incluso tras delinquir y estafarnos a todos? Futbolistas que simplemente, entretienen, mientras personas dedicadas a las Ciencias, ambientales, de la salud, científicos y técnicos que simplemente, hacen avanzar el conocimiento y nos permiten avanzar como sociedad, sobreviven, mientras personas dedicadas a la agricultura, o a la ganadería, o a la gestión forestal, que nos proveen de aire, agua y alimentos, mueren olvidados por esta “normalidad” desnaturalizada… Esta nueva normalidad debería combatir sin tregua la ignorancia y el desconocimiento, la desinformación, los bulos, los rumores, las opiniones poco fundadas y las mentiras malintencionadas, porque nos hacen vulnerables. De hecho, ciertas actitudes quiméricas y peligrosas deberían ser, directamente, “anticonstitucionales”. Van contra la convivencia.  Urge buscar vacuna para la amenaza de las personas enfermas de odio desmedido, alentado por las mentiras malintencionadas, el juego bruto, sucio, miserable, de líderes irresponsables, de voceros mercenarios, y de unas redes sociales utilizadas de forma despiadada y negligente. Y urge afrontar la amenaza de la ignorancia, que es el sustrato del odio. Dijo Averroes, filósofo y médico andalusí de nuestro pasado ibérico multicultural que "La ignorancia lleva al miedo. El miedo lleva al odio, y el odio a la violencia. Esa es la ecuación". Lo hemos visto muchas veces antes. Los nazis ya utilizaron las noticias falsas instrumentalizando sus propios muertos con el bombardeo de Dresden. Aunque Alemania había bombardeado de forma sistemática Inglaterra provocando la muerte de más de 40.000 civiles, cuando los Aliados bombardearon la ciudad, el Ministro de Propaganda nazi, famoso autor de la frase de que una mentira repetida miles de veces acaba teniendo apariencia de verdad, filtró que habían muerto más de 200.000 civiles (cuando no eran más de 25.000) a la prensa neutral, manipulando los datos, y generando un cisma entre los aliados. 



Imagen de Toni Frissell de un niño abandonado que agarra a un animal de peluche entre los escombros de 1945 Londres.
La guerra es la peor expresión de la condición humana en toda su crueldad, y desgraciadamente ha formado parte de la normalidad humana desde el inicio de los tiempos. De ahí la necesidad de combatir la ignorancia y el odio.

Los pimpollos actuales del nacional – populismo no han inventado nada, y se valen de las mismas tretas. Se aprovechan de la ignorancia para fabricar odio. Y ya sabemos cómo acaba. De ahí la importancia de enfrentarlos como lo que son, una enfermedad para la sociedad. Algunas personas maravillosas de la epidemiología, virología, medicina, … se desgañitan durante estos días explicando que las emergencias no avisan, intentando hacer pedagogía, explicando por qué estamos dónde estamos, el efecto que han tenido los recortes en Sanidad, (y en Educación) cuando nos decían que era un coste en lugar de entender que era una inversión… Personas que han puesto su salud, su conocimiento, adquirido con esfuerzo, estudio y experiencia, al servicio de la sociedad, para recibir de algunos a cambio un “esa es su opinión”, “yo no me fío”… cuando no insultos, mentiras o desaires diversos… Vean si no, la que les ha caído a Fernando Simón, médico, epidemiólogo y Director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad y a su equipo. Menuda papeleta. Dar la cara ante una sociedad cabreada, por algo que ha pillado al mundo desprevenido. 



Y es que por mucha gente “sabia a posteriori” que haya, esta situación nos ha pillado a contrapié. Pero, ¿se han preguntado por qué? ¿Tendrá algo que ver el hacinamiento en grandes urbes insostenibles en términos sociales, económicos y ambientales? ¿la falta de prevención? ¿la prepotencia de una sociedad “avanzada”? ¿Tal vez haya influido en la percepción de caos en la gestión el “cuñadismo” y los bulos de Internet buscando intereses espurios? Seguro que han cometido errores. Como en todas las Emergencias. Y es que una situación así no se había producido nunca en las últimas décadas, pero ¿puede que ser que haber recortado en investigación, en sanidad (y en educación) no haya sido una buena idea al debilitar nuestro sistema de salud y la conciencia colectiva? ¿Puede tener algo que ver que en la normalidad previa el yo fuera infinitamente más importante que el nosotros? No lo sé. Tengo más preguntas que certezas. Y conste que no juzgo y que asumo, de antemano, que puedo estar equivocado. Solamente describo algunas observaciones, y me hago preguntas. No me malinterpreten. O sí, háganlo. Honestamente, con todo respeto, me da igual. No por nada, simplemente es que lo más probable es que no nos conozcamos jamás. Así que no pasa nada. Mi punto de vista es tan irrelevante como el suyo. Pero piense en las causas que acabo de exponer y si cree que puede haber algo de cierto en todo ello. Hay más. Y ahora, si no le importa, piense en consecuencias.

¿La pandemia y la incapacidad para gestionarla mejor de todo el “primer mundo” (mundo sólo hay uno)? ¿La falta de producción propia de materiales básicos? ¿La falta de percepción de los riesgos a los que estamos expuestos? ¿el individualismo? ¿La desnaturalización? La consecuencia más peligrosa, seguramente. Tal vez, deberíamos entender que unas decisiones u otras, como sociedad, no son buenas o malas. Sólo nos traerán unas consecuencias u otras. Y al menos, deberíamos ser consecuentes. Si se producen consecuencias por nuestros actos, no nos quejemos. Si no nos gustan las consecuencias, modifiquemos nuestros actos. Si no lo hacemos, al menos, por coherencia, no nos quejemos. ¿Qué hace usted para que las cosas no sean como son? Si la respuesta tiene que ver con actividad en redes sociales, ya le contesto yo: seguramente, nada. Tenemos exactamente lo que nos merecemos (como conjunto de individuos que viven en una sociedad) porque somos de mucho opinar, pero de poco hacer. La realidad se cambia con acciones en el mundo real. Mojándose, implicándose, haciendo (Saber, es hacer). Alimentadas por redes si quieren, o aprovechando esa herramienta. Genial. Pero no se previenen futuras pandemias con tweets o “whatsapps”. 



Si se dedica poco dinero a ciencia, investigación y conocimiento se pierden oportunidades sociales, ambientales y competitividad económica. Fuente: INE + Eurostat 


No se mejora el Sistema Público de Salud desde el sofá viendo series. Ah, y los cojones están muy lejos del cerebro. Que en estos días inciertos los amigos de la testiculina campan por doquier. Las opiniones y los “bargumentos”, no curan enfermedades. Las enfermedades se curan con inversión en prevención, en un sistema de salud fuerte, y con investigación dotada presupuestariamente, y de calidad. No con precariedad, ni discursos interesados. Con una sociedad formada e informada ¿Alguien piensa que si la salud no fuese negocio habría empresas interesadas en meter la zarpa? Cuando la salud es un producto, sólo accede a ella la gente con dinero. El resto, ya se apañará, ¿no? Miren a Estados Unidos… Ver el mundo a través de un “teléfono inteligente” (tan inteligente como la persona que lo maneja, seguramente) no cambia la realidad. Y la realidad es que cada persona tiene una parte de responsabilidad en la “normalidad”. Por acción o por omisión. Pero una normalidad, u otra, es la suma de los actos de todos y cada uno de nosotros. Tal vez, y digo tal vez porque no soy quien para decirle a nadie lo que tiene que hacer, deberíamos preguntarnos si queremos “volver a la normalidad” o queremos una normalidad mejor. 

Todas las personas tenemos capacidad para cambiar cosas. A nuestra escala. Podemos escoger dónde comprar, dónde vivir, a quién votar, informarnos antes de hablar, cómo relacionarnos con los demás, ser responsables o no, ser solidarios o no, ser cómodos o no… Podemos ser recordados también por ser quién puso fin al Antropoceno, al reto demográfico, quien plantó cara al Cambio Climático... ¿Buenismo? Sí. Claro. Si usted prefiere el antónimo, allá usted.

Dijo Martin Luther King hijo que “… el progreso humano no es ni automático, ni inevitable…”. La normalidad tampoco. 

¿De verdad queremos volver a la normalidad anterior?

diumenge, 15 de març de 2020

Tod@s somos (i) responsables, o historias del #Coronavirus #COVID - 19

Cada persona pasará el confinamiento como pueda... en mi caso he optado por descansar, leer, estudiar, y escribir. En primer lugar, permítanme aclarar que el título de este texto se puede leer de una forma u otra, jugando con la responsabilidad y la irresponsabilidad, y que el responsable (valga la redundancia) de que se lea de una forma u otra, és usted. Únicamente usted. Ni el Gobierno, ni la oposición, ni los partidos de izquierdas, ni los de derechas, ni los nacionalistas, ni los independentistas, ni los bancos, ni los anticapitalistas, ni los ecologistas, ni los cazadores,... nadie más que usted es responsable de su actitud, de su comportamiento, de sus actos. Y esto es así porque cada persona es responsable de sí misma. Por muy difícil que le resulte de entender. Por muy complicado que resulte apartar la ideología y la tentación de aprovecharse de estos momentos.

Disculpen si el lenguaje es algo contundente. Según la Real Academia Española de la Lengua una persona imbécil (Del lat. imbecillis 'débil', 'enfermo', 'pusilánime') es alguien tonto o falto de inteligencia. Y ciertas actitudes muestran claramente esa falta de inteligencia. Sin ánimo de ofender. Mire, si se queda en casa, es su responsabilidad. Si es usted imbécil y acopia viandas como si no hubiese un mañana, es su (i?) responsabilidad. Si se informa antes de hablar, es su responsabilidad. Si se comporta como un cuñado cualquiera y opina de todo sin tener ni idea, es su (i?) responsabilidad... y así, un largo etcétera. Al final como dijo un sabio, no hay buenas o malas decisiones. Hay consecuencias. 


Analicemos la imagen por un momento: una aglomeración de gente tratando de conseguir acopio de comida para superar una crisis, cabe suponer, que sin enfermar ¿no? Sin entrar en consideraciones éticas o morales respecto del egoísmo que demuestran, estas personas no sólo se están poniendo en peligro a sí mismas. Si se infectan en esta aglomeración van a transmitir la enfermedad ¿a quién? lo más normal es que a sus seres queridos, amigos vecinos... ¿De verdad hemos llegado a tal punto de deterioro que no se ve la estupidez? 

Y es que el asunto del #Coronavirus está generando un montón de ejemplos de la degradación social de este siglo XXI, pero también muestras de la grandeza de parte de la Humanidad. Confluyen en un mismo fenómeno los bulos, la post-verdad, la política, la histeria de parte de la sociedad... pero también la solidaridad, profesionalidad, técnica y ciencia a niveles que si bien se producen todos los días, cobran especial relevancia en momentos como el actual. E incluso a veces, gente que ha sufrido el racismo o la discriminación de unos cuantos imbéciles (adjetivo!!) xenófobos... muestran su grandeza. En este vídeo, ciudadanos de origen chino distribuyen material de protección a miembros de los Servicios de Emergencia. Todo un ejemplo de buena educación. 



Un equipo sanitario de China aterriza en Europa para colaborar en la lucha contra la pandemia. Fuente: DG ECHO 

Llegados a este punto, me gustaría hacer un paralelismo. La gente que normalmente trabajamos en otro ámbito de las emergencias (los incendios forestales, las inundaciones...) hemos visto muchas veces la colaboración. No es nuevo. Pero es maravilloso. 


Hasta el pasado miércoles 11 la Organización Mundial de la Salud había ido gestionando, basándose en el conocimiento y la ciencia médica, en su experiencia lidiando con otras epidemias y en un equipo espectacular de personal altamente cualificado la crisis del coronavirus, bautizado como COVID-19, como una epidemia. Con riesgo potencial, pero sin subir el nivel. A partir del miércoles, se declaró la pandemia dado que el virus se ha propagado a más de 110 países y tras tres meses de contagios diversas escalas y niveles de la población, esta autoridad sanitaria decidió cambiar el status. Actualmente España ocupa el segundo lugar en cuanto a número de infecciones en Europa. A lo mejor nuestra actitud como sociedad está teniendo algo que ver... o tal vez no. Lo sabremos en las próximas semanas en la medida en que las acciones asociadas al Estado de Alarma y el trabajo de los Servicios de Emergencias vayan cortando las alas a la propagación (y esperemos que a la estupidez y el incivismo). 

Monitor de la enfermedad a escala global de la Organización Mundial de la Salud


Monitor de la enfermedad a escala europea de la Organización Mundial de la Salud


La ignorancia, los bulos y las gilipolleces se combaten con datos. Invirtiendo tiempo en explicar a otras personas con datos (y no con opiniones) algunos hechos que puedan mejorar su compresión de la situación. Es lógico tener miedo. Es lógica la inquietud. Pero como se supone que somos seres racionales (de los que toman las raciones en los bares, que diría Siniestro Total xD), cabría esperar que se aplique la técnica, la lógica, la ciencia médica y el conocimiento.

Capaces de lo peor y de lo mejor

Que en la Humanidad tenemos de todo, no es nuevo. La Historia está plagada de ejemplos de grandes personas que han aportado sin duda a nuestra evolución como especie, y de escoria miserable que nos hace sentir vergüenza (los que la tenemos, claro). Las crisis, históricamente, tienen la capacidad de sacar lo mejor y lo peor de las personas. Durante las crisis, la gente se muestra como es. Hay quien saca a relucir lo ignorante, maleducada, egoísta y estúpida que es, y hay quien saca a relucir su educación, solidaridad, capacidad de empatía y civismo. Durante estos días hemos visto ambos extremos. A los primeros convendría intentar hacerlos entrar en razón. Re-educarlos. Con argumentos. Con formación. Con ejemplos. Con información. La ignorancia, la mala educación, el egoísmo y la estupidez se combaten con concienciación y poniendo en evidencia a quienes la muestran sin pudor. Dijo el escritor Umberto Eco, en relación a las opiniones de cierta gente vertidas en redes sociales, que "las redes sociales le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban solo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Pero eran silenciados rápidamente. Ahora tienen el mismo derecho a hablar que un premio Nobel. Es la invasión de los idiotas".  Y desgraciadamente, así es. Y para aquellos con los que las medidas blandas de apelación a su civismo no funcionen, medidas duras. Si alguien es imbécil (adjetivo, no insulto) y está orgulloso de serlo, los demás no tenemos la culpa. Es también su responsabilidad. De hecho su irresponsabilidad nos afecta a tod@s. Gente incívica y maleducada, aquejada de ese síndrome denominado de "Biba LLo y Mi CavaYo" que se fue al monte, o a la playa, o a su segunda residencia... No conviene generalizar. Mucha gente de Madrid, por ejemplo, gente humilde y trabajadora, no tiene segunda residencia, por ejemplo. Meter a toda Madrid en un mismo saco, como que no sería correcto.


Gente maleducada e inconsciente se fue al monte, a pasar el día. Es que hacía bueno... 


Uno de los aspectos negativos de estas crisis (cabe recordar que nunca antes habíamos tenido tanta gente conectada en tiempo real, y vivimos territorio inexplorado) es el tema de las opiniones en redes sociales. Como dijo el naturalista inglés Charles Darwin "la ignorancia genera confianza más frecuentemente que el conocimiento". En términos vulgares la gente lo llama cuñadismo. En ciencia, los expertos en Psicología hablan del Efecto Dunning-Kruger. Es un sesgo cognitivo según el cual algunos individuos con escasa habilidad o conocimientos sufren de un sentimiento de superioridad ilusorio, considerándose más inteligentes que otras personas más preparadas. Estas personas humanas acaban midiendo incorrectamente su habilidad por encima de lo real y opinando de temas de los que saben poco o nada. En estos días es importante tenerlo en cuenta. Y propongo una etiqueta para su seguimiento, análisis, estudio y combate: #DontBeCuñaoMyFriend 



La ignorancia está en la base del efecto Dunning - Kruger. Fuente: Adaptación a partir de datos de los resultados del estudio publicados en Journal of Personality and Social Psychology

En esencia el proceso es el siguiente:

A) Los individuos incompetentes tienden a sobrestimar su propia habilidad.
¿Les suena, verdad?

B) Los individuos incompetentes son incapaces de reconocer la habilidad de otros.
(Malditos expertos, sabiondos... a mi una vez me llamaron Godo "enterao" por llevarle la contraria a una persona humana de canarias xD)

C) Los individuos incompetentes son incapaces de reconocer su extrema insuficiencia.
(Y se ofenden si se les indica su propia insuficiencia)

D) Pero (y aquí está el atisbo de esperanza) si se les instruye, si se les forma, si se les entrena para mejorar sustancialmente su propio nivel de habilidad, estos individuos pueden reconocer y aceptar su falta de habilidades previa... Nadie dijo que fuera fácil. Por cierto, la gente con conocimiento real tiende a subestimar su competencia. En mi caso siempre aplico una cita de Descartes... "Cambiaría todo lo que se, por la mitad de lo que no se"...

Y sobre todo recuerden... #DontBeCuñaoMyFriend


El humor como forma de adaptación

Una vez entré en un bar, y al ir al baño me encontré esta joya...

Para quien no sepa Inglés, dice: No te tomes la vida demasiado en serio. Nadie sale vivo de todos modos... Y me encantó. Es de un escritor estadounidense llamado Elber Hubbard. De hecho, gracias a puntos de vista así de frescos trato de practicar (y de conseguir que mi entorno practique) un concepto que se me ocurrió hace un tiempo: Reírme seriamente de las cosas. Y trato de ser coherente cuando escribo. Una de las cosas más divertidas de estos tiempos digitales, son los memes. Infinitos. Ocurrentes. Inteligentes. Críticos. Reivindicativos... Y es que en estos tiempos en los que no puedes hacer o decir nada sin ofender a 15 colectivos, al final, conviene aprender a relativizar. Hay muchos estudios que demuestran (con datos, no con opiniones) que las personas con un buen sentido del humor suelen tener un alto coeficiente intelectual. El humor no deja de ser una herramienta adaptativa a una realidad que tal vez duele. El humor muestra una perspectiva clara e irreverente de la realidad. Y por cierto, es una herramienta pedagógica fantástica. 

Imagen
Un dibujante australiano critica que haya gente acaparando papel del WC durante la crisis mostrando a alguien que se ha construido un "búnker" de papel . Fuente: LeLIEVRE


Y recuerde que está leyendo esto bajo su propia responsabilidad. Si no le gusta, o no lo comparte, lo respeto. Nadie le obliga a leer estas líneas =)


Unas reflexiones para acabar...


En la formación que hacemos de emergencias utilizamos una broma recurrentemente basada en la película de "El Planeta de los Simios". La broma pretende trasladar el hecho de que aunque parece que se nos ha olvidado, vivimos expuest@s a muchos riesgos. Y que nuestro destino está ligado al de nuestra Comunidad, Pueblo, Barrio... 

Diapositiva formativa cursos de incendios forestales para la ciudadanía. Fuente: Medi XXI GSA

La modernidad nos ha traído el "Antropoceno" y la falta de adaptación a muchas cosas. Vivimos en entornos vulnerables (como muestra, un coronavirus) y no asumirlo es una temeridad (e incluso una estupidez). Incendios forestales, inundaciones, tensiones geopolíticas o bichos microscópicos tienen la capacidad de cambiar la sociedad tal y como la conocemos. Y deberíamos aprovechar este toque de atención, que sin duda será duro y tendrá graves repercusiones sociales y económicas, para re-pensar. Intentar convertir esta situación en una oportunidad. 

También sería conveniente acostumbrarnos a ser críticos con la información que recibimos (vivimos tiempos de "infoxicación" y valorar las iniciativas, las medidas, las acciones que adoptan las Administraciones Públicas, los Gobiernos, los técnicos... una vez nos hemos informado, independientemente de quién las plantee, por sí mismas. No, usted no es un experto. Yo tampoco lo soy, aunque muchos medios de comunicación nos ponen a mucha gente ese título. Simplemente leo, documento, estudio, analizo... para no ser un opinador más y tratar de aportar algo cuando abro la boca (o escribo). Es mi responsabilidad. Como dijo el profesor W. Edward Demig "Sin datos sólo eres otra persona más opinando". No es lo mismo hablar, que tener algo que decir.

Hay que empezar a plantearse decisiones de autoprotección contra l@s energúmen@s sociales. Es vergonzoso ver como hay gente que sigue creyendo que existe una "salvación" a escala individual y que asalta súpermercados... esa gente es peligrosa. No tiene sentido común. solidaridad o capacidad de empatía, y es extremadamente ignorante y egoísta. Y como sociedad, debemos gestionar también a esa gente. Dejar de una vez la falacia de que todos somos iguales. No. No lo somos. Me niego a que me metan en el mismo saco que a esa gente. 

Nos toca convivir con ell@s. Pero también nos toca plantarles cara, tratar de sacar de ese saco a quienes estén dispuest@s a salir, y cargar con todo a quienes perserveren en una actitud que es autodestructiva y peligrosa en términos de especie. 

Debemos repensar el modelo. El coronavirus no es nuestro único reto. Ni el más importante. Mientras escribo esto mi barrio aplaude a la gente del Sistema Nacional de Salud, que se lo está currando mucho en un momento complicado. Y eso da esperanza. Si somos capaces de entender eso, somos capaces de entender otras muchas cosas. 


Un meme interesante sobre los retos que tenemos por delante. Fuente: Desconocida. 



Se nos ha olvidado quiénes somos, de dónde venimos... y lo que es peor... parece que no vemos hacia dónde vamos. Somos miembros de una especie y vivimos en un mismo lugar con una capacidad finita de albergarnos. Y estamos jugando con eso mismo. Con nuestra supervivencia como especie. Tal vez deberíamos probar otro modo de ser. De estar. Y tratar de recuperar lo que el capitalismo salvaje de los últimos 100 años y pico nos ha traído. Somos una generación con acceso a la formación. A la información y a la cultura. Tenemos todo lo necesario para cambiar las cosas. Y es nuestra responsabilidad hacerlo. Desde los pequeños gestos (como no asaltar los supermercados) hasta los grandes... todo es responsabilidad o irresponsabilidad nuestra. Dejemos de echar la culpa a los demás. En estos días conviene recordar a gente sabia que nos precedió como Herbert George Wells (un escritor inglés que entre otras cosas nos dejó "La Máquina del Tiempo", "El Hombre invisible" o "La Guerra de los Mundos"...), además, muy apropiada para estos días, y es que Wells afirmó que "Nuestra verdadera nacionalidad es la Humanidad"



Que usted no lo entienda o no lo comparta, o que no le parezca bien, o que no esté de acuerdo... no es importante, y no cambia el hecho de que es así. Vivimos tod@s junt@s en esta roca sideral dando vueltas alrededor del Sol. Unos consejos prácticos, desarrollados por grandes profesionales:


Decálogo para una ciudadanía responsable


Por cierto, y para acabar. Existe gente que al leer cosas así tiende a pensar que quienes defienden estas posiciones son "buenistas". Me gusta mucho el término. Más que nada por su antónimo ¿"malistas"? ¿"egoístas de mierda"? no sé, decidan ustedes en qué lado quieren estar. Recuerde, es su responsabilidad.

Con esperanza,

Ferran Dalmau - Rovira
Técnico de Emergencias y Protección Civil.
(entre otras cosas)



FUENTES DE INFORMACIÓN: 



divendres, 13 de setembre de 2019

Limpiar o no limpiar los barrancos... ¿esa es la cuestión?

Llueve. Llueve mucho. Y de repente todo el mundo sabe de hidrología, meteorología e ingeniería… ¿o no? 

Durante las últimas semanas, según se anunciaba la llegada de esta DANA (técnicamente llamada Depresión Aislada en Niveles Altos) que no es otra cosa un sistema de bajas presiones en los niveles altos de la atmósfera que baja hacia nuestras latitudes generando episodios de mucha inestabilidad como los de estos días, aunque mucha gente lo sigue llamando “Gota fría” por su forma (el concepto tiene origen alemán y es conocido como “kaltlufttropfen”, que significa gota de aire frío) y se vislumbraba que venía con fuerza, se llenaron redes, radios y televisiones de gente repitiendo el mantra de todos los años:

¡Que limpien los barrancos!

Ya está. Con eso todo solucionado, ¿verdad? ¿¡Qué sabrán técnicos, ingenieros o científicos!? ¡Maldit@s sabiond@s! ¡Si estudiar no sirve pa'ná! ¡Lo que tienen que hacer es limpiar los barrancos!



Formación de una DANA vista desde el satélite METEOSAT
Fuente: AEMET

Pues miren… desgraciadamente va a ser que no. Ojalá fuese tan simple la solución... 

El “limpien los barrancos” es a las inundaciones lo que el “limpien los montes” a los incendios forestales. Es una incorrección técnica simple, simplista y que no soluciona el problema. Es más puede agravarlo. Las inundaciones son un síntoma, como los incendios, de una enfermedad mucho más grave. La enfermedad se llama Cambio Climático. Se llama urbanismo inadecuado y mal planificado. Se llama falta de cultura preventiva y del riesgo. Se llama infraestructuras mal diseñadas y mal ejecutadas. Se llama, por resumir, falta de sentido común en muchas capas de la sociedad. Desde la ciudadanía, pasando por los técnicos, hasta los responsables políticos. Sería fácil echar la culpa a los de siempre… o a las cañas y la vegetación de Ribera, pero no. No es tan fácil, y aquí intentamos explicar algunas claves del problema y vías para su prevención.


Infraestructura ferroviaria totalmente inundada durante la DANA de septiembre de 2019 en La Font de la Figuera (Valencia)
Un diseño inadecuado, la falta de previsión ante episodios torrenciales, o la falta de matenimiento acaban generando estampas como esta y los consiguientes costes para las arcas públicas que deben reparar los daños.

Fuente: Redes sociales


Limpiar, o no limpiar... esa no es la cuestión (solamente). 

El agua ha sido, es y será un importante agente modelador de nuestro paisaje. Es decir, desde su llegada a la superficie terrestre mediante lluvia, nieve o granizo, hasta su desembocadura al mar, puede recorrer decenas, cientos o miles de kilómetros arrastrando, transportando y depositando sedimentos desde las zonas más elevadas a las menos. Hay que recordar que la inmensa mayoría del agua es salada (un 97,5%) que se encuentra fundamentalmente en los océanos y el resto agua dulce (un 2,5%) aparece en los continentes. Y de ese 2,5% sólo el 0,01% es agua dulce utilizable por la Humanidad (en pozos, lagos, ríos o embalses...) formado la red hidrográfica (barrancos, arroyos, ríos, …) que se desbordan cuando llueve mucho. El agua dulce aprovechable para garantizar las necesidades básicas de la sociedad, puede pasar de ser un recurso renovable a no renovable en función de su uso y explotación, tanto a escala cuantitativa (litros utilizados) como cualitativa (agua apta o no para consumo). Es sobre todo en este último, donde la vegetación ejerce una función primordial como filtro verde.

El Ciclo del Agua. Cuanto más cálido está el mar, más agua evapora.
Fuente: US Geological Service

Estas cuencas hidrográficas y los cauces por los que discurren las aguas favorecen unas condiciones propensas a la aparición y desarrollo de vegetación que, a su vez, atrae a una amplia diversidad de fauna, creando un ecosistema ripario (de Ribera, de río...) que ofrece importantes beneficios al medio ambiente, y repercute directa e indirectamente en nuestra sociedad. La conservación de esta vegetación asociada a las cuencas de ríos y barrancos contribuye a mejorar la infiltración del agua en los acuíferos y a la protección del suelo, reduciendo la erosión (“eliminación de suelo”) y asegurando la estabilidad de los márgenes en caso de avenida (reduciendo el riesgo de desprendimientos, inundaciones, …). A su vez, reduce la velocidad del agua y, por lo tanto, la virulencia de esta en momentos de un incremento de caudal. Si una cuenca hidrográfica (de un barranco, un arroyo, un río...) tiene la cantidad adecuada de vegetación, aproximadamente 90 de cada 100 litros van al acuífero, y 10 de cada 100 litros van a escorrentía (a recorrer los cauces y provocar daños). 

Si se elimina la vegetación, los datos se invierten. Si "limpiamos" la vegetación, el 90% del agua corre por la cuenca y sólo infiltra el 10%. La presencia de vegetación durante una lluvia intensa puede influir mucho en la infiltración del agua. Las ramas y las hojas de la vegetación contribuyen a reducir la intensidad de la precipitación o la velocidad del agua según cae y permite una mayor infiltración en el suelo, aumentando las reservas para que podamos beber. Cuanto más vegetación haya, menor será la escorrentía. 


Tras los incendios aumenta la pérdida de suelo. La herencia milenaria de las terrazas de cultivo reduce estas pérdidas. / Fuente: Artemi Cerdà / Universitat de València

Esta vegetación, en los cursos fluviales, proporciona además sombra durante el transcurso del agua, manteniendo la temperatura y evitando un sobrecalentamiento de ésta. Que el agua se recaliente puede provocar un empeoramiento de su calidad y limita las especies que puede albergar el río. Otra función imprescindible que ejercen las plantas y árboles en los cauces, es la de depurar las aguas, reduciendo los niveles de metales pesados y otros compuestos nocivos para la salud; tal es su efectividad, que se están utilizando actualmente como biofiltro para aguas residuales. Además de otras muchas funciones beneficiosas de los ecosistemas riparios, el incremento de valor que ejercen sobre el paisaje y su potencial de aprovechamiento recreativo (entre otros muchos aprovechamientos), suponen, con una gestión adecuada una mejora de la calidad de vida en la zona. Y los que describimos son solamente algunos de los beneficios que proporciona el disponer de vegetación asociada a los cauces fluviales. 

Cualquiera de ustedes, si no nos cree, puede hacer este sencillo ensayo. Corte 3 garrafas. Ponga tierra y ponga diferentes cantidades de material vegetal encima. Vierta agua sobre esas garrafas, y observe el resultado. 

Ensayo práctico para mostrar el papel de la vegetación en el filtrado del agua
Fuente: Pinterest i-agua
Lógicamente, es necesario realizar una adecuada gestión de estos para evitar, entre otras cosas, especies exóticas e invasoras como la caña (Arundo donax) que ha colonizado de forma eficiente muchas zonas y puede llegar a obstaculizar el paso de agua en caso de avenida. Pero... ¿la responsabilidad de estas obstrucciones es de la vegetación, o de cómo se diseñan las infraestructuras?

Antropoceno, o el manto de desperdicios por el que seremos recordados...

Dijo un "salvaje" hace algo más de un siglo que "la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia". Fue el Jefe Seattle, de los indios norteamericanos Suwamish en una carta al Presidente Franklin, que les quería comprar sus tierras... Todo lo que echamos en los ríos, lo echamos en agua que tenemos que beber. ¿Les parece esto inteligente? ¿En serio, Jorge? 

El impacto ambiental en ecosistemas fluviales, alrededor de los cuales se ha generado necesariamente tejido urbano por la necesidad del recurso agua, es difícilmente mesurable. Se trata de ecosistemas longitudinales, con gran parte de su perímetro en contacto directo con industrias, núcleos de población, campos de cultivo, etc. y los humanos tenedemos a ser algo cerditos (con todo respeto a los cerdos de cuatro patas). 

De nuestra actividad se derivan impactos como la basura en ríos y barrancos o en sus inmediaciones y el vertido directo o indirecto de contaminantes en el agua (que recordemos, es la que tenemos que beber, y es un 0,01% del total...). Los episodios de lluvia intensa no hacen sino intensificar el ritmo de dichos impactos, confluyendo en el curso fluvial residuos sólidos arrastrados por la fuerza del agua y reuniendo en su caudal también aguas sucias. Técnicamente los alivios de emergencia que se producen forzosamente en las EDAR (esas estaciones que se encargan de aliviar la carga contaminante de aguas urbanas residuales antes de su desagüe al mar) son un buen ejemplo de impacto ambiental directo por vertido a aguas, fluviales y marinas por inercia. Y todo eso va a parar al mar... y del mar, a las nubes, y de las nubes... llueve sobre nuestras cabezas... Permitan que nos lo tomemos con cierta guasa... pese a lo serio del asunto. Los Toreros Muertos ya cantaron una oda al Ciclo Hidrológico hace muchos años. 

Todo lo que hemos echado por el retrete, o al lecho del río... volverá a nosotros
Fuente: Youtube

El diseño de infraestructuras. ¿Qué fue antes, el puente, o la vegetación?

Del mismo modo que en las ciudades vemos ridículos alcorques pese a los cuáles los árboles tratan de sobrevivir, el diseño de infraestructuras muchas veces se queda corto ante la falta de gestión de las cuencas hidrográficas. El diseño de la canalizaciones artificiales de cursos fluviales, es una materia cuya revisión urgente sería fundamental en nuestro territorio torrencial. Infraestructuras duras e inertes como “canales de hormigón”  que generan coeficientes de rugosidad muy bajos, derivando en flujos rápidos, y en la aceleración de lo anteriormente comentado entre otros, además de un mal gusto paisajístico espectacular. La renaturalización, como en el caso reciente del Manzanares, con infraestructuras de escollera vegetada, generan coeficientes de rugosidad mayores sin comprometer la libre circulación del curso en dichos episodios por la facilidad de drenaje a través de los intersticios existentes entre las escollera. Que un ojo de puente sea pequeño, que una conducción pasante de un badén, o una vía de comunicación se quede corto ante episodios torrenciales, es responsabilidad de quienes los diseñan, de quienes recortan en la ejecución, o de quienes los autorizan. 

Esos errores de diseño cuestan, cuando menos, dinero. Pero pueden costar también vidas... Pese a que las grandes avenidas generan destrucción de áreas naturales por arrastre, y las pequeñas beneficios en cuanto a procesos de sedimentación, erosión local y transporte de materia orgánica y propágulos de regeneración, la inertización de cauces no permite ni una minúscula compensación de daños por arrastre, y hacer puentes pequeños, provoca tapones. No al revés. En condiciones normales, restos de vegetación "muy grandes" llegan hasta el mar, sin problemas. ¿Por qué será?

Desembocadura con restos arrastrados a lo largo de toda la cuenca del Bogachiel River en Newbert Creek, Third Beach en el Parque Nacional de la Península Olímpica. Fuente: Ferran Dalmau - Rovira


La prevención, la planificación, la formación y la autoprotección como forma de vida

Vivimos en tierra de lluvias torrenciales. Y no es de ayer. Pese a ello, muchos municipios valencianos (más de 100) siguen sin tener un plan de inundaciones. Es el denominado PAMRI (Plan de Actuación Municipal ante el Riesgo de Inundaciones) que no es otra cosa que un documento técnico que establece la organización y las actuaciones de los recursos y servicios municipales, al objeto de hacer frente a las emergencias por inundaciones.

Y esto no es algo voluntario. Es algo preceptivo, por Ley. Minimizar el riesgo y garantizar la seguridad de los vecinos frente a inundaciones forma parte de las obligaciones de las corporaciones municipales, tal y como se establece dentro de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local (LBRL) que otorga a los Ayuntamientos competencias en materia de protección civil y de prevención y extinción de incendios, centrando la responsabilidad en la figura del Alcalde (que como saben, es "el que quiere que sean los vecinos el alcalde", Rajoy, 2015). Según la normativa, corresponde al alcalde adoptar personalmente, y bajo su responsabilidad, en caso de catástrofe o de infortunios públicos o grave riesgo de los mismos, las medidas necesarias y adecuadas dando cuenta inmediatamente al Pleno Municipal. Y otra cosa, la responsabilidad de la elaboración y aprobación de los Planes de Actuación Municipal frente al riesgo de inundaciones corresponde al órgano de gobierno municipal.

Este documento, una vez hecho, ensayado en simulacros, formado el personal, debería ayudar a que se preste un servicio rápido y coordinado de los medios municipales, reduciendo así los riesgos para la población. Un ejemplo: el Ayuntamiento de Algemesí, en la Ribera Alta. No sólo hicieron y aprobaron su plan... es que han formado a su Policía Local, Técnicos y Protección Civil (¡hasta los políticos participaron en los ejercicios!) para prepararse ante episodios de meteorología adversa...
Gente del Ayuntamiento de Algemesí preparándose para cuando llueva un día que no llovía. Formación de aula y ejercicios prácticos con bombas de achique para practicar por si un día hace falta. Fuente: Medi XXI GSA. 



Los PAMRI permiten conocer el riesgo real al que un municipio puede verse expuesto, catalogando los elementos vulnerables presentes y zonificando el territorio en función de su riesgo. Este conocimiento previo, permite desarrollar las acciones necesarias para prevenir posibles afecciones en futuras emergencias. 



En el momento de la inundación es difícil implementar las medidas necesarias para evitar los daños, por tanto, planificar un correcto seguimiento de la situación meteorológica y una alerta temprana a los vecinos, permite, tanto a estos, como a los medios municipales, disponer del tiempo suficiente para tomar las medidas adecuadas frente a la futura inundación. La importancia de conocer la capacitación y experiencia de los medios personales disponibles para el día de la emergencia, y que estos conozcan las funciones que deberán de realizar, tanto en fase de preemergencia, como durante la emergencia todas las personas implicadas es uno de los aspectos claves para garantizar una buena respuesta ante la misma. El PAMRI planifica una serie de tareas informativas y de formación con el objetivo que el día de la inundación, tanto la población local como los miembros de la administración local, ejecuten de forma correcta y ágil, los procedimientos preestablecidos en el Plan. Estos planes recogen la realidad municipal frente al riesgo de inundaciones, convirtiéndose en una herramienta que permite a cualquier miembro de la corporación local, disponer de un conocimiento adecuado de las medidas y procedimientos que se deben llevar a cabo en caso de riesgo de inundación, e identificar necesidades formativas, de material, o de infraestructura para mejorar en el futuro. 



Miren, no nos gusta el Cambio Climático. Pero no parece que vayamos a pararlo de hoy para mañana. Hace unos años empezamos a utilizar esta diapositiva en la que explicábamos que en Europa habría 100.000 muertos más cada año si no se cambiaban ciertos parámetros relacionados con el modelo territorial, con la planificación territorial estratégica... Hubo quien nos dijo de todo (y lo sigue habiendo), pero nos da igual, porque la realidad es tozuda y se va observando que los negacionistas del cambio climático tienen cada día menos argumentos. 

El Cambio Climático matará cada año aproximadamente a 100.000 personas más, si no hacemos nada, según un informe del año 2014. No es una errata. Fuente: Nuño Domínguez. 


Por cierto, ya va siendo hora de que las empresas de comunicación empiecen a aplicar criterios de sentido común para con su personal, o al menos, a cumplir con la normativa de Prevención de Riesgos Laborales a la hora de enviar a sus informadores a cubrir emergencias, sea por incendio forestal, inundación o lo que sea... Si se quieren meter en la zona cero a su gente, deben dotarlos de un EPI (Equipo de Protección Individual), formarlos en materia de seguridad, y ponerse en contacto con los responsables de emergencias para que les digan dónde pornerse sin molestar. El derecho a la información es sagrado. La Prevención de Riesgos Laborales, la salud, y la autoprotección una serie de obligaciones establecidas por Ley. Téngalo en cuenta si trabaja en estas cosas. Por su propia salud, y seguridad  hora argumentos. 

Un periodista con capucha, poniendo su vida en peligro. Fuente: Twitter

Dos periodistas con Equipo de Protección Individual en una zona de riesgo acompañadas por un técnico encargado de darles soporte ante eventuales riesgos. Fuente: Cabildo de Gran Canaria. 

Acabamos... ¿Por qué sigue habiendo agua en los ríos cuando no llueve? La gente del CREAF nos lo explica en este magnífico vídeo. Piénselo. Y piense si tras todo lo que le hemos contado sigue pensando que la solución es "limpiar barrancos"... ¿o no?




Por qué hay agua en los ríos cuando no llueve.
Fuente: Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals


La única forma viable de acometer lo que nos toca acometer es la prevención. La gestión hidroLÓGICA forestal de cuencas pensando en la prevención de inundaciones (entre otras muchas cosas). La formación de la ciudadanía y de sus responsables políticos. La revisión de ciertos preceptos técnicos por parte de l@s amig@s del hormigón, y la asunción de una responsabilidad compartida que nos compete a tod@s. Será esto, o seguir como siempre. No hay buenas o malas decisiones. Sólo consecuencias. 

La conclusión a la pregunta sobre si limpiar barrancos sí, o no, sólo piensen que cuanto menor es la resistencia al flujo hidrológico (cuanta menos vegetación tiene la cuenca y el propio cauce), es decir menos obstáculos existen, mucho mayor es el caudal pico de la onda de avenida, lo que permite que el agua se acumule más rápido en la parte final de la cuenca agravando la inundación en esta zona.

La Gestión Forestal Sostenible de las cuencas para maximizar la infiltración y la cantidad de agua que va a nuestros acuíferos, la mitigación de los efectos del Cambio Climático, la prevención de incendios forestales, la prevención de la erosión y la desertificación, la lucha contra la sequía, la creación de paisajes de alta calidad... sería infinitamente más barata que pagar la factura de estos episodios. Podemos invertir en ella, o podemos seguir gastando como hasta ahora y acordarnos de Santa Bárbara cuando truene. 


¿Qué prefieren?



PD (para l@s puristas de esta sociedad ofendidísima): Sí, el tono del artículo es jocoso, desenfadado, y queremos pensar que divertido. Lo hacemos con toda la intención. Lo llamamos reírnos seriamente de las cosas. Es un tema serio, por supuesto, pero llega mejor con una sonrisa. Bastante jodidas están las cosas ahí fuera ya de por sí. Esperamos que nos entiendan. Y si no, no pasa nada, pasen de largo. 

Y sobre todo recuerden: no se tomen la vida demasiado en serio. 
De todas formas, nadie va a sobrevivir =)

Un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme (Xaló, Marina Alta, Santi)



AUTORES: 

Emma Gorgonio Bonet
Ingeniera Forestal. Licenciada en Ciencias Ambientales
Subdirectora del área ambiental de Medi XXI GSA

Ferran Dalmau Rovira
Ingeniero Forestal. Técnico de Emergencias y Protección Civil
Director de Medi XXI GSA

Raimon Pérez Ferrando
Ingeniero Forestal. Licenciado en Ciencias Ambientales
Delegado en Alacant de Medi XXI GSA

Francisco Quinto Peris
Ingeniero de Montes. Ex-Jefe de Unidad de Bombers Forestals de la Generalitat
Subdirector de Ingeniería de Medi XXI GSA


FUENTES:

AGENCIA ESTATAL DE METEOROLOGÍA - AEMET: http://www.aemet.es

CONAMA, Análisis de la influencia que el estado de limpieza de los cauces tiene en las avenidas. Gallego, C. 2016.


CREAF - Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals: www.creaf.cat 



FOOD and AGRICULTURE ORGANIZATION of the UNITED NATIONS - FAO: http://www.fao.org/home/en/



MUÑÓZ CARPENA, R. y RITTER RODRÍGUEZ, A., 2005. Hidrología agroforestal. Madrid: Mundi-Prensa : Dirección General de Universidades e Investigación. ISBN 8484762459.

REVISTA MÉTODE - Universitat de València, CERDÀ, A., et al, FUEGO Y AGUA. El impacto de los incendios forestales en el ciclo hidrológico: https://metode.es/